Erotismo en exceso – Carmen Ollé

Carmen Ollé vive como extraña en dos universos: en uno siente, experimenta; en el otro se pregunta, reflexiona. El enigma se instala en la conjunción de ambas poetas que habitan en ella. Su mirada excepcional nos invita a ver lo erótico y adentrarse de vez en cuando los excesos. No hay poema sin abismos exagerados, ¿para qué vivir si no es para enamorarse todo el tiempo? En Poesíasinvergüenza, valoramos las amistades intrusivas que obligan a los poetas a mostrarse. Walter Shulz empujado al escenario, se luce con su performance. En la Bitácora Ruculista, confesamos nuestro erotismo galopante y sediento, llevando todo al exceso con tal de tragarse el deseo. En el colmo de esos trances un Ruculista confiesa haber llevado a las pretendidas a los prostíbulos como parte de un plan trasgresor y literario.

Poesíasinvergüenza:

Un día me amarás 

Un día me amarás no con  

la cercanía de un beso… 

Ni en el acto de sentir crecer  

hacia dentro de tu cuerpo 

mi carne ardiente… 

Me amarás  

en el instante  

más terrible 

más triste del abandonado amor… 

Me amarás en el recuerdo… 

y oirás mis palabras calladas 

y tomarás mis manos ausentes… 

En lo incierto  

de lo cierto que fue querernos… 

De lo real que fue lo invisible… 

lo tan poco duradero… 

En la eternidad de lo efímero.. 

En lo imaginario y lo irreal… 

Llorando me amarás… 

Sonriendo en secreto 

me amarás… 

Pensando lo impensable 

igualmente me amarás… 

La verdad tiene dos lados… 

El tuyo y el mío… 

La oscuridad del negro profundo 

de la noche empalidecida 

junto al rojo de la sangre soleada 

en la pasión de los lechos 

de mares y caricias… 

Lo que iluminaba nuestros ojos… 

floreció hacia las penumbras… 

Las calles apagadas de silencio 

donde me amaste  distante… 

con tus pechos montañosos 

y tus ríos de gemidos… 

Serán esa luz ya perdida 

que llevan los amantes 

encendida…lo que iluminará 

nuestras ciudades y selvas … 

Lo único real es el amor 

que se vive en los sueños… 

Lo única fantasía es la pasión 

que se vive en un segundo 

de un milenio… 

Lo que desaparece de las manos 

como la vida entre el tiempo… 

Es la voz del viento entre unos labios… 

Lo que besaron esos besos 

ya nunca volverá… 

El orgasmo de la muerte 

siempre seduce al destino… 

Un día me amarás… 

  

Con el cariño que tiene el cuerpo al alma 

sabiendo que vas a perderla… 

Buscando amarme hasta el final… 

Walter Schulz – Chile 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *