Carlos Cociña

Concepción 1950

Ha publicado Aguas servidas (1981, 2008, 2016, 2018), Tres canciones (1992, 1999, 2013), poesiacero.cl (2003-2009), Plagio del afecto (2010), El margen de la propia vida (compilación, 2013, Premio Municipal de Santiago), La casa devastada (2015, 2017, 2021, Premio de la Crítica, Reconocimiento Fundación Neruda). Poesía Cero (Antología) (2017, 2021). Materiales (2019), Gardens/Jardines (2021), Derecho al olvido (compilación, 2021).

La belleza es

un acto mínimo de sobrevivencia,
un gesto sutil como depositar un fruto en un
canasto. Los brazos y las manos transforman el
objeto en deseo. La posición del cuerpo permite
equilibrios momentáneos y coordinados, que si
se escucharan serían sonidos en sincronía con el
vuelo, y nadar por espacios anhelados. El acto
de recoger conduce a un paisaje marginal, sin
centro sino en la acción que se realiza desde una
antigua conciencia. Toca un ciclo, o más, que
se reiniciará muchas veces después, como antes
ya ocurrió. Pero ahora es un acto único, espléndido, inédito.

Sólo los humanos permiten

que una a una y
cientos de personas se ahoguen en el mar, sólo
humanos arrojan personas, vivas o muertas,
con un peso para que se pierdan en el mar, sólo
humanos envían a decenas de personas a morir
en las nieves de la montaña. Lo humano está
clausurado por el significado de lo humano.
No importa cuántas veces una operación se
aplique al cuerpo. Se es víctima de una ilusión
desgarradora. Todo otro animal no hace esas
operaciones en otros animales, ni busca en el
lenguaje una opción que lo olvide. Lo que el
humano llama inhumano sigue estando perfectamente acomodado dentro de él. Una a una
y cientos de personas se ahogan en el mar, son
arrojadas, vivas o muertas, con un peso para que
se pierdan en el mar, enviadas a morir en las nieves de la montaña.

The excess of pastures

on the summits doesn’t impede
the free circulation of other vegetations. At the end of the
park, they have lost the trail and wander interminably in
the snow. There are no confines in spaces of vegetation
and the constructions themselves are horizons that
dissolve into the first approximation. The solid particles
of the clouds perch upon objects, without further
justification.

Traducción al inglés
por Ian Lockaby